Círculo de Crianza en Valle Dorado, Tlalnepantla de Baz.

Círculos de Crianza con Disciplina Positiva

¿Qué es un Círculo de Crianza?

Es un espacio grupal donde nos reunimos padres, madres y cuidadores, para convivir en un ambiente cordial, de confianza, con empatía y respeto para intercambiar preocupaciones, experiencias, consejos y vivencias relacionados con nuestro andar por la crianza.

Un círculo de crianza está moderado por las facilitadoras, sin embargo es un espacio sin jerarquías, todos somos igual de valiosos, propiciamos el principio de horizontalidad, el respeto mutuo, escucha activa, la contención, el sentido de pertenencia y de comunidad.

En los círculos de crianza todos aprendemos de todos, formamos una red de apoyo enraizado desde la comprensión, acompañamiento y empatía, y en la búsqueda de desarrollar destrezas que nos permitan ejercer una crianza respetuosa desde el enfoque de la Disciplina Positiva.

La agenda tamática se conforma a partir de las inquietudes de los padres. Los círculos duran alrededor de 1 ½ a 2 horas, tiene un cupo de 12 asistentes como máximo, regularmente se realiza en un café o restaurante por las mañanas o por las tardes en un espacio donde podamos reunirnos con padres y madres que trabajan fuera del hogar.

En cada círculo de crianza existe el beneficio de dos becas del 50% en modalidad individual no acumulables, para tomarlo es necesario enviar una exposición de motivos para participar becad@. Que la falta de dinero no te detenga! puedes escribir con confianza para solicitar el beneficio a: disciplinapositiva.edomex@gmail.com

Todas las fechas se publican con anticipación en nuestras redes, si alguna fecha no se ajustara a tus tiempos háznoslo saber para abrir grupos adicionales o para llevar un Círculo de Crianza cerca de tu comunidad.

El próximo Círculo de Crianza se llevará a cabo el 17 de septiembre de 10:00 a 12:00 hrs. en el Restaurante “El Medio y Medio” ubicado en Blvd. Manuel Ávila Camacho #3227 Mezzanine 2, Valle Dorado CP 54020. Dentro de Multiplaza Valle Dorado. 

Abordaremos el tema “Regulando Emociones”

Inversión: $250.00 Individual / $400.00 Pareja. Incluye Desayuno.

El cupo es limitado a 12 personas por lo que se requiere registro previo a disciplinapositiva.edomex@gmail.com para asegurar el lugar.

Como parte del equipo de Radio Arboledas a través del programa Conexión Familiar, estaremos realizando Círculos de Crianza de manera periódica con el apoyo del Restaurante El medio y Medio para la realización de estos encuentros.

Disciplina Positiva Estado de México

Círculos de Crianza – Septiembre 2015

Círculos de Crianza con Disciplina Positiva

¿Qué es un Círculo de Crianza?

Es un espacio grupal donde nos reunimos padres, madres y cuidadores, para convivir en un ambiente cordial, de confianza, con empatía y respeto para intercambiar preocupaciones, experiencias, consejos y vivencias relacionados con nuestro andar por la crianza.

Un círculo de crianza está moderado por las facilitadoras, sin embargo es un espacio sin jerarquías, todos somos igual de valiosos, propiciamos el principio de horizontalidad, el respeto mutuo, escucha activa, la contención, el sentido de pertenencia y de comunidad.

En los círculos de crianza todos aprendemos de todos, formamos una red de apoyo enraizado desde la comprensión, acompañamiento y empatía, y en la búsqueda de desarrollar destrezas que nos permitan ejercer una crianza respetuosa desde el enfoque de la Disciplina Positiva.

La agenda tamática se conforma a partir de las inquietudes de los padres. Los círculos duran alrededor de 1 ½ a 2 horas, tiene un cupo de 12 asistentes como máximo, regularmente se realiza en un café o restaurante por las mañanas o por las tardes en un espacio donde podamos reunirnos con padres y madres que trabajan fuera del hogar.

En cada círculo de crianza existe el beneficio de dos becas del 50% en modalidad individual no acumulables, para tomarlo es necesario enviar una exposición de motivos para participar becad@. Que la falta de dinero no te detenga! puedes escribir con confianza para solicitar el beneficio a: disciplinapositiva.edomex@gmail.com

Todas las fechas se publican con anticipación en nuestras redes, si alguna fecha no se ajustara a tus tiempos háznoslo saber para abrir grupos adicionales o para llevar un Círculo de Crianza cerca de tu comunidad.

Nuestros próximos Círculos:

10 de Septiembre en Naucalpan

Disciplina Positiva Estado de México

17 de Septiembre en Tlalnepantla

Disciplina Positiva Estado de México

Taller Tradicional de Disciplina Positiva en Naucalpan

Te invitamos a participar en nuestro Taller Tradicional de Disciplina Positiva.

En este taller de siete sesiones, conocerás a fondo y de forma divertida la Disciplina Positiva como modelo de crianza respetuosa, desarrollado por Jane Nelsen y Lynn Lott, profundizarás en la filosofía Adleriana y Principios que la sustentan, adquirirás destrezas para educar a tus hijos con amabilidad y firmeza mientras desarrollan importantes y valiosas habilidades sociales y de vida a largo plazo, que favorecerán en ellos una adecuada salud mental y emocional y fuertes vínculos afectivos familiares.

El taller está dirigido a padres de familia, cuidadores, educadores, tutores y cualquier persona que por relación familiar o laboral participe en la educación, cuidado y crianza de niños y niñas

MODALIDAD

Taller tradicional de 7 sesiones.

A lo largo de las sesiones y de forma dinámica, tendremos la oportunidad de visualizar dónde estamos en nuestra crianza y hacia dónde queremos ir. Autoconocernos para visualizar cómo y por qué respondemos como lo hacemos bajo estrés. El impacto de los diferentes estilos de crianza y los resultados de los métodos punitivos y permisivos. Entender qué hay detrás del comportamiento de tu hijo. Conocer cómo actúa el cerebro humano, su funcionamiento y cómo influye en su desarrollo el estilo de crianza. Reconocer la importancia del autocuidado. Aprenderás a ejercer la firmeza y la amabilidad al mismo tiempo. Conocer cómo actuar para darle a tu hijo habilidades para la vida. Establecer límites de manera respetuosa y saber cómo actuar ante comportamientos inadecuados. Comunicación con asertividad, la importancia del aliento y la motivación. Educar sin premios ni castigos.

Se llevará a cabo los martes a partir del 22 de Septiembre y hasta el 3 de Noviembre en un horario de 10:00 a 12:30 hrs.

PROCESO DE INSCRIPCIÓN:

Solicitar los datos bancarios y ficha de inscripción al taller a: disciplinapositiva.edomex@gmail.com

Una vez inscritos, los participantes recibirán vía mail, carta de bienvenida por parte de las facilitadoras, con especificaciones y detalles para que lleguen sin contratiempo.

El TALLER INCLUYE

Coffee break

Materiales para las actividades

Material de apoyo

Certificado de participación

DIRECCIÓN

Bosque Alto #255, Col Lomas Verdes 1a Sección
Naucalpan, Estado de México C.P. 53120
Teléfono: 5343-5620 // 5343-5666

https://www.google.com.mx/maps/place/Club+Deportivo+Berimbau/@19.5092034,-99.2725897,17z/data=!3m1!4b1!4m2!3m1!1s0x85d2035a0e93717f:0x240d6a70fce9c407

REQUERIMIENTOS

*Se solicitará previo registro para ingresar al edificio.

*Por la naturaleza del taller, no se puede participar con bebés o niños.

*Se aconseja acudir con ropa cómoda y llevar libreta para apuntes.

GUARDERÍA DISPONIBLE

El Club Berimbau pone a su disposición la guardería para los pequeños de 1 a 5 años.

CUPO

El cupo es limitado por lo cual te recomendamos reservar con anticipación y aprovechar las promociones por pago anticipado o reservación

FACILITADORAS

Este taller es facilitado por Sofía Mata y Cintia Cárdenas, Educadoras Certificadas para Padres y Aula en Disciplina Positiva por la Positive Discipline Association of EE.UU.

Para más detalles visita la página:

http://www.disciplinapositivamex.com/#!educadorasdisciplinapositiva/ct3q

TESTIMONIOS

Conoce las opiniones de otros padres participantes de nuestros talleres haciendo clic:http://www.disciplinapositivamex.com/#!testimonios/cg7l

CONTACTOS

Sofía Mata y Cintia Cárdenas

Mail: disciplinapositiva.edomex@gmail.com

Página Web: www.disciplinapositivamex.com

Entendiendo el enojo y los berrinches en niños mayores

Tu hijo de cuatro, cinco, seis o incluso diez años se ha desbordado en un morabietantón de lágrimas?. ¿Ocasionalmente has tenido que lidiar con gritos de enojo, pataletas o azotes de puertas?.

Muchos padres se preocupan por los berrinches que sepresentan entre el año o año y medio de edad, se preguntan si los berrinches que se presentan después de los tres años de edad son normales, si los niños “mayores” también tienen pataletas.

En palabras de la Psicoterapeuta Katie Hurley:

La gente espera que los berrinches desaparezcan después de los primeros tres años de vida, pero no es así como funciona. ¿Has visto alguna vez a un adulto gritando por algo sin sentido? ¡Es una rabieta de niño grande!. Los berrinches de los niños y niñas mayores a menudo se cubren en un miedo tácito, frustración, tristeza o ansiedad.

Los berrinches o rabietas, desde niños pequeños y más grandes, son el resultado de la sobrecarga emocional. La frustración, la ira, la decepción, la tristeza. incluso la alegría misma puede conducir a una rabieta.

Tantrum (1)           images (2)          Tantrum

NO HAY NIÑOS MALOS

Después de los primeros años de vida nos asusta, sorprende y molesta cuando nuestro niño o niña “grande” tiene un berrinche. ¿Cuán rápido brinca nuestra mente a pensar en etiquetas negativas?: ES “niño/a difícil”, “niño/a malcriado/a”, “dramático/a”. Lo más fácil (e injusto) es pensar que un niño puede tener “problemas emocionales” por no poder “controlarse” cuando se entera de que se canceló un plan que esperaba con emoción o porque perdió la partida en un juego de mesa.

No significa que un niño mayor esté mal o sea malo por tener una rabieta. A menudo, los niños mayores tienen berrinches porque no saben qué hacer con su miedo, el miedo se transforma en enojo y el enojo puede convertirse en daño, arremetiendo, aislando a los demás, a sí mismos o gritando. Como padres, podemos sentir dificultad al enfrentarnos a todo eso, pero debemos comprender que no podemos controlar a nuestros hijos o lo que les pueda alterar, en su lugar, tenemos que prepararnos y aprender para ayudarles a educar sus emociones, para saber autorregularse de manera positiva.

LA BUENA NOTICIA

La buena noticia es que investigaciones recientes apoyan la adopción de un enfoque positivo en la crianza para guiar a los niños durante las rabietas. Ayudar a los niños a lograr habilidades de autorregulación y reducir las rabietas no ocurre a través del aislamiento, la vergüenza o el castigo. Los niños que sienten una conexión positiva con sus padres, que reciben orientación amorosa pero clara, son mucho menos propensos a desbordarse en rabietas y enojos intensos.

Vamos a destacar aquí lo menos probable, porque no importa lo mucho que puedas escuchar y apoyar a tu hijo para aprender a calmarse, un desbordamiento intenso puede suceder. Es un hecho que un estilo de crianza cálido y de apoyo puede ayudar a los niños a tener menos agitación interna; aún así, la crianza respetuosa y las herramientas que generalmente te han funcionado para hacer frente, probablemente no den resultado en algún momento, sin embargo es un estilo de crianza que te proporciona las destrezas para hacer frente a nuevos retos o a los mismos pero de manera distinta, con creatividad, innovando y transformando porque con la crianza respetuosa, padres e hijos crecen juntos.

ALGUNAS HERRAMIENTAS POSITIVAS PARA AYUDAR A TU HIJO DURANTE UN BERRINCHE

Vía Getty Images

Cambia el “lente”.

Como se mencionó anteriormente, que un niño tenga un berrinche no es malo, simplemente carecen de las palabras o habilidades para expresar su rabia y frustración. Cambia tus “lentes”, transforma tu enfoque de verlo como una “manipulación, coacción, actitud de niño malcriado o consentido” a ver que enfrenta un problema que no sabe cómo resolver, un llamado de orientación del niño hacia el adulto.

Responde amablemente (tanto a niños como a niñas).

Desafortunadamente, investigaciones demuestran que existe un doble estándar cuando se trata de la expresión de la ira. Los adultos (padres, maestros, cuidadores) tienden a responder negativamente a los niños que lloran mientras que se responde con calidez a las niñas que lloran. Los niños necesitan compasión y amor, clara orientación al igual que las niñas.

Mantente presente.

Cuando el hijo de la la Psicoterapeuta y madre Dra. Jessica Michaelson tiene una rabieta, ella encuentra útil decirle “Gracias por dejarme saber que necesitas ayuda”. Entonces, ella permanece cerca para ofrecer apoyo. Tratar de razonar o sermonear durante una rabieta generalmente no funciona, pero la Dra. Michaelson agrega que decir algo positivo como “aquí estoy, te escucho” puede ayudar. Si sabes que tu hijo no quiere decir nada, está bien también. El solo hecho de estar dispuestos a estar disponibles para cuando la tormenta se calme cuenta mucho.

Validar.

Validar los sentimientos y las emociones ayuda no sólo a nuestros hijos para reconocerlas y buscar formas positivas de canalizarlas, nos ayuda también a nosotros pues mientras validamos nos acercamos a sus emociones con un enfoque compasivo y presente que nos puede permitir mantener la calma para observar la necesidad emocional y no a reaccionar mal a la emoción o a la conducta.

Detener la conducta equivocada, no el sentimiento.

Intervenir para detener comportamientos negativos es importante, así como establecer y mantener límites de conducta aceptable en el lugar o situación que se presente. Los niños necesitan ayuda para “desempacar” sus sentimientos y verbalizar sus pensamientos, el adulto debe ayudar a educar las emociones, no castigarlas. Puede parecer un acto complicado el detener el comportamiento pero no el sentimiento, es importante tener en mente que está bien sentir, sentirse enojado, triste, con miedo, cualquier sentimiento es válido, pero no está bien herir a alguien (incluyendo al niño que sufre el berrinche) ni destruir objetos propios o ajenos.

Ser creativos.

Las rabietas de un niño grande e incluso las de los pequeños, requieren que el adulto utilice su ingenio, aprender a solucionar problemas con creatividad (enfocarnos en la solución) y encontrar maneras de trabajar CON los niños en lugar de trabajar CONTRA los niños. A veces los niños pueden necesitar ayuda para expresar su enojo y un plan de aprendizaje para calmarse. Un “frasco de la calma” puede funcionar, un tiempo fuera positivo (no punitivo), una rueda de opciones, existen diversas técnicas y herramientas que sirven tanto a padres como a niños para crear su plan o rutina personalizada para encontrar formas positivas de encontrar la calma y manejar el enojo.

¿CÓMO SABER CUANDO ES DEMASIADO EL ENOJO O CUANDO EL COMPORTAMIENTO EXPLOSIVO ES ALGO PARA PREOCUPARSE?

Los niños sanos desafían a sus padres, los niños sanos también tienen frustraciones y sobrecargas emocionales. La clave aquí es asegurarse de que los berrinches de tu niño/a grande no interfieran con la vida diaria o se conviertan en la forma en que se relacionan o el centro de su relación. Si estás haciendo un esfuerzo para identificar la necesidad detrás de la conducta, para enseñar habilidades de autorregulación, modelando cómo mantener la calma, enfoque en soluciones y permitir que tu niño/a sienta una sana frustración pero aún así las rabietas sin sentido están empeorando o la agresión va en escalada, puede ser útil hablar con un coach de crianza para padres, o profesional de la infancia.


Traducido y adaptado del artículo original: Understanding Big Kids’ Anger and Tantrums por Ariadne Brill de Positive Parenting Connection, publicado el 21 de enero de 2015.


Disciplina Positiva – Educando con Amor y Respeto

Disciplina Positiva Estado de México www.disciplinapositivamex.com

“Mamá, estoy aburrido”… El aburrimiento y su beneficio en los niños.

h-KID-BORED-348x516hh

Fuente: Getty Images

“Estoy aburrido (a)”, es una expresión que nos puede poner nerviosos ¿cierto?. La mayoría de los padres hemos sentidogran responsabilidad y hasta culpabilidad cuando escuchamos a nuestros hijos decir palabras similares o cuando los vemos “aburridos” y entonces nos apresuramos a pensar qué podemos hacer o qué podemos darles para que no se sientan de esa forma, para rescatarlos y solucionar su “problema”.

Muchos niños están sobreestimulados por la televisión, los teléfonos móviles, los videojuegos, entre otros. Vivimos en una sociedad donde es muy “normal” que después del colegio los niños, además de hacer los deberes, estén matriculados en clases o actividades extra curriculares, ya sea para que aprendan alguna nueva disciplina o… para entretenerlos. Sin embargo y a pesar de las aparentes ventajas que una agenda cargada de actividades estructuradas pudiera parecer representar, la sobreestimulación puede tener, entre otros, efectos nocivos en su comportamiento, en su conexión consigo mismos y los demás; mientras que los expertos afirman que aburrirse tiene múltiples beneficios.

PicMonkey Collage 131110.padre.hijo.coche.embotellamiento.atasco.tener.tiempo.extraescolar.ser.nene

El tiempo de ocio o tiempo no estructurado, puede ser una experiencia saludable. Estar aburrido, sin saber qué hacer, permite que los niños exploren su mundo interno y externo, descubrir sus propios intereses, con ello se promueve el desarrollo de la concentración y creatividad, la cual es generadora de inteligencia emocional y la que implica, entre otras cosas, la posibilidad de buscar alternativas de solución a distintos desafíos a lo largo de la vida.

Al mantener todo el tiempo ocupados a los niños, o si llenan su tiempo con entretenimientos electrónicos, fácil acceso a internet, exceso de juguetes, no les estamos dando el espacio para que aprendan a responder a lo que sucede a su alrededor, a preguntarse, a querer explorar y entonces a inventar nuevas formas de divertirse, a descubrir tanto sus pasiones, como nuevas habilidades, autonomía e iniciativa.

De acuerdo a un artículo publicado en Eroski Consumer

“ Es importante que los menores alternen momentos de actividad y de no actividad, de estimulación y de tedio. Carlos G. Torrico, psicólogo del centro ePsicología, en Leganés (Madrid), asegura que la principal característica del sistema nervioso de los niños es “la falta de inhibición cortical, lo que explica que no puedan parar quietos”. Desarrollan esta inhibición a medida que crecen. Pero, para lograrlo, necesitan experimentar el aburrimiento, “porque les permite ejercitar este mecanismo de inhibición”, añade.

Como bien conocen los progenitores, los pequeños no pueden parar quietos y toleran mal los momentos en los que están aburridos, ya que necesitan acción. Pero ese malestar es momentáneo. Cuando se aburren, muchos protestan o se sienten mal, pero luego, “en la mayoría de los casos, se adaptan y logran sacar provecho de esa situación”, añade Torrico. Este estado de hastío, tan incómodo y agobiante al principio para los niños, no solo les ayuda a la generación de soluciones creativas, sino que “favorece la motivación, la autonomía, la resistencia a la frustración y el bienestar”.

 Ahora bien, ¿cómo podemos responder y cómo favorecer el ocio saludable?.

Dejar que los niños se aburran no significa abandonarlos o programar un tiempo determinado de ocio y dejarlos a su suerte. Si tu hijo no está acostumbrado a aburrirse, si es una experiencia nueva para ambos, habrá que estar conscientes de que es un proceso y que como tal, requerirá de un poco de paciencia, constancia y tiempo.

Una parte importante es la conexión, si tu hijo manifiesta estar aburrido y cabe la posibilidad, deja un momento lo que estés haciendo para conectar, platicando, abrazando, jugando un momento uno a uno, muchas veces eso es suficiente para que sepa que “ahí estás” y cada uno se dirija a realizar sus actividades, si es muy pequeño la supervisión y presencia del adulto sin ser invasiva  es importante.

Una herramienta de Disciplina Positiva pueden ser las preguntas curiosas, que entre otras, tienen la finalidad de fomentar la responsabilidad, pensamiento, generación de ideas y soluciones. Por ejemplo en lugar de decir “juega con este carrito” se le puede preguntar “¿a qué te gustaría jugar?”, en lugar de decir “El molde para la masilla se usa así” puedes preguntar “¿qué otra cosa podrías hacer con la masilla?”, si no hubiera respuesta por parte del pequeño, se le pueden sugerir algunas alternativas.

Tarro del aburrimientoLa Dra. Laura Markman sugiere la creación de un “tarro del aburrimiento”, que puede ser un tarro o recipiente cualquiera, el cual se llena de ideas escritas en trozos de papel. Tanto en la elaboración del tarro como de la lista de ideas colaboran los niños, y de acuerdo a su edad, pueden hacerlo ellos mismos o se les puede ayudar.

La idea es que cuando el niño o niña diga que se aburre, tenga la opción de acudir a su tarro y tomar de él tres papelitos para elegir una de las actividades, es una herramienta que está a su alcance.

Algunos de los ejemplos y sugerencias para incluir en el tarro:

  • Escribir una carta, un poema, un cuento, o un dibujo (según sus posibilidades)
  • Buscar formas en las nubes o en el mobiliario de la casa.
  • Planear una caza del tesoro con pistas
  • Recortar fotos de revistas y hacer un collage
  • Comenzar una colección (hojas, piedras, botones…)
  • Hacer arte aprovechando bisuterías o joyas antiguas
  • Leer un libro
  • Crear tu propio juego de mesa
  • Pintar en la acera con tiza
  • Regar las plantas o macetas
  • Construir un fuerte con sábanas y almohadas

Se pueden crear lista propias de acuerdo a la edad, gustos y posibilidades de espacio o dinámica familiar, involucrando a los niños para que hagan propuestas y al final evaluar entre todos cuáles son posibles, sin descalificar la idea o a quien la proponga.

Se pueden disponer en casa también canastas o cajas con materiales a los que puedan tener acceso los niños para crear libremente, materiales para manualidades, arte, reciclados, todos ellos brindan infinitas posibilidades para despertar la creatividad.

Libros siempre al alcance de los niños La lectura como herramienta contra el aburrimiento

Si el niño o niña ya sabe leer o aún no pero le gustan los libros no existe el “no tengo nada qué hacer”, siempre podrá tomar un libro. Fomentar la lectura y el acceso a los libros es un factor importante para promover una herramienta infalible contra el aburrimiento. Para ello es necesario que haya libros en casa, de diferentes temáticas y que estén a su alcance. Pueden leer juntos, desde los libros de dibujos y texturas, hasta leer juntos un capítulo por semana, la lectura es un placer que se comparte y un hábito que se fomenta con el ejemplo.

El uso de la televisión con medida

De acuerdo a la Dra. Markman, el problema de usar la televisión o juegos electrónicos para aliviar el aburrimiento es que son una de esas soluciones que te llevan a caer en un agujero más profundo. Existen estudios que muestran que los niños que juegan habitualmente con aparatos electrónicos son más propensos a sentirse aburridos cuando no los usan que otros niños. Incluso después de eliminar el hábito, puede ser que pasen meses antes de que encuentren otras actividades que les apasionen. Pero no hay que rendirse, pues se les está haciendo un enorme favor a su creatividad.

No hay que tenerle miedo al aburrimiento de los niños, así como tampoco al uso del televisor. La Dra. Markman sugiere que no es tan terrible que un niño pase una media hora frente a una pantalla, lo recomendable es que no sea un recurso habitual ni excesivo. Para ello recomienda elegir una programación que tenga una duración determinada (15 minutos – 30 minutos) y un final natural para evitar conflictos al apagarla. En niños mayores se puede acordar con ellos un horario o programa a elección y evitar, en la medida de lo posible, que sea el único distractor de un niño.

idea-de-un-niño-feliz-28539794Uno de los mayores desafíos a los que nos enfrentamos en la adultez es a saber cómo manejar nuestro tiempo, pensando en ello entonces preguntémonos ¿de qué forma aprenderán nuestros niños a decidir por sí mismos cómo usar y manejar positivamente los periodos de tiempo de ocio si siempre estamos “resolviendo” cómo entretenerlos?, ¿Qué les estamos quitamos cuando les damos todo hecho y en las manos?. Imagina a tu hijo adulto, ¿cómo lo ves?, ¿como una persona dependiente o con autonomía?, ¿como una persona que no resuelve si no es por medio de patrones establecidos o como una persona con inventiva, creatividad e iniciativa que sabe utilizar sus recursos de manera positiva?.

Una persona que en su niñez haya tenido momentos de ocio sano, será un adolescente y un adulto con habilidades para usar su tiempo de ocio positivamente, de manera constructiva; un adolescente o adulto que, habiendo tenido o no, la oportunidad de adquirir conocimientos mediante actividades extracurriculares estructuradas, pero sin haber sido sobreestimulado, sabrá cómo utilizar sus conocimientos de forma inovadora, creativa, que sabrá pensar “fuera de la caja” y abrirse las puertas ante los retos que la vida le presente.

Disciplina Positiva

Referencias * Eroski Consumer , Dra. Laura Markman

“UN NIÑO NECESITA ALIENTO ASÍ COMO UNA PLANTA NECESITA AGUA”

“Los niños necesitan estímulo así como las plantas necesitan del agua. No pueden vivir sin ella.”

Rudolf Dreikurs afirmaba que un niño mal portado es un niño desalentado. En un sentido literal los niños podrían sobrevivir sin estímulo, pero el estímulo es el alimento que hará que florezcan, así como las flores crecen con el agua.

¿Recuerdas la última vez que te sentiste regañado o humillado por otro adulto?. Por ejemplo en el trabajo, imagina la situación y el momento, ¿qué pensaste?, ¿qué sentiste?, ¿qué decidiste?:

“Esto es muy útil, te lo agradezco mucho, me has motivado y hecho sentir que puedo y que esto es lo que necesito para alentarme a hacer mejor las cosas, recurriré a ti cuando necesite ayuda”

O tal vez sentiste resentimiento, quizá revancha y pensaste: “ya verá”; probablemente tuviste ganas de rebelarte o te sentiste desanimado. ¿Puedes familiarizarte con alguno de esos sentimientos?.

Ahora imagina, ¿qué pasaría si trabajaras en un lugar donde te sabes apreciado como persona, donde sientes que tu opinión y tu trabajo importan, que son valiosos y que contribuyes para el buen funcionamiento de la empresa?. ¿Tendrías alguno de los sentimientos antes descritos o te sentirías alentado para cooperar y dar lo mejor de ti?

Con los niños sucede lo mismo. “¿De dónde sacamos la loca idea de que para hacer que un niño se porte mejor debemos hacerlo sentir peor?”, Jane Nelsen nos invita a reflexionar con esa pregunta y nos dice que esa es la premisa del castigo.

Uno de los conceptos básicos de la Psicología Adleriana nos dice que un niño mal portado es un niño desalentado, que la motivación más poderosa para el cambio es el estímulo. Si un niño o un adulto se comportan mal es porque de alguna forma se sienten desalentados y se deduce que, cuando se sienten alentados, ese mal comportamiento desaparece.

Padres, cuidadores y educadores tratan de motivar el cambio a través de castigos o premios, creyendo que de esa forma alentarán los niños a comportarse o a actuar de determinada forma. Sin embargo los resultados esperados son temporales y generalmente conducen al desánimo cuando no logran la expectativa, pues el esfuerzo se concentra en evitar ser castigado o conseguir un premio.

Para evitar ser castigados o para obtener el premio los niños pueden “portarse mejor”, pero el precio que se paga es la pérdida del sentimiento interno de logro y de capacidad, la pérdida de la confianza en sí mismos y la pérdida de valiosas oportunidades para aprender habilidades de vida.

Rudolf Dreikurs enfatizó que el estímulo es la habilidad más importante que los adultos pueden aprender para ayudar a los niños. Cuando nos esforzamos para alentar a otros y a nosotros mismos, lo que estamos haciendo es ayudar a desarrollar el valor para enfrentar los retos y dificultades de la vida.

¿Cómo puedo estimular a mi hijo?

Al estimular a tu hijo le ayudas a desarrollar coraje, entendido como el valor para crecer y desarrollarse, sentirse capaz, disfrutar, y como dijo Dreikurs “para tener el coraje de ser imperfecto, sentirse libre de cometer errores y aprender de ellos”

El estímulo se da en muchas formas. Cada una de las herramientas de Disciplina Positiva está diseñada para ayudar a que los niños se sientan mejor, se sientan animados y estar así motivados para hacer y comportarse mejor, por ejemplo:

  • Las reuniones familiares donde los niños aprenden a dar y recibir estímulo, participar aportando ideas para solucionar problemas.
  • Preguntas curiosas que invitan a los niños a pensar en vez de decirles qué es lo que deben pensar, mismas que les dan un sentido de elegir usar su poder personal como parte de una responsabilidad social.
  • Permitir que los niños tengan la oportunidad de aprender y crecer de sus errores y experiencias.
  • Mostrar confianza en los niños para que puedan desarrollar la confianza en sí mismos.
  • Pasar tiempo especial juntos, para asegurarse de que se transmita el mensaje del amor y fortalecer la conexión.

El uso exitoso de aliento requiere actitudes de respeto por parte de los adultos, interés en el punto de vista del niño y el deseo de brindar oportunidades para que desarrollen habilidades que conduzcan a la independencia, a la seguridad en sí mismos independientemente de las opiniones de los demás.

Los niños alentados son niños que a su vez alientan, hacen sentir bien a otros niños y a sus mismos padres, no necesitan de premios o castigos porque su motivación radica en la alegría de saberse capaces. Son niños seguros que no se avergüenzan de sus errores pues saben que no son juzgados y que de ellos aprenden; conocen y desarrollan el sentido de cooperación y de comunidad.

Te invitamos a nuestro próximo Taller donde ahondaremos en la filosofía de la Disciplina Positiva, conoceremos y enlazaremos otras herramientas de crianza respetuosa que te ayudarán a disfrutar más tu rol parental o cuidador, así como del desarrollo de tus hijos en un ambiente de amor y respeto familiar.

Se llevará a cabo el sábado 13 de junio de 2015 en IMAGINA, Centro de Atención y Apoyo Materno Infantil.

Para solicitar detalles e información enviános un mail a disciplinapositiva.edomex@gmail.com


facebook.com/disciplinapositiva.emx

Disciplina Positiva

CRIANZA RESPETUOSA EN PRÁCTICA: TRES EJEMPLOS

A menudo los padres dicen que tienen idea de la crianza respetuosa o positiva, pero no están muy seguros de cómo ponerla en práctica en las interacciones diarias. Como cualquier otra familia, tenemos momentos que son desafiantes o difíciles, así que aquí están tres ejemplos de cómo ponemos la crianza positiva en práctica:

niños

#1 EL CASO DEL “NO QUIERO”

Una mañana, mi hijo de seis años no dejaba de preguntar cuándo estaría listo el desayuno. No quería poner las servilletas en la mesa (es su trabajo de cada mañana). Empaticé con él a pesar de que yo tenía mucha hambre y me estaba enojando. Honestamente yo pensaba “son sólo servilletas, no te morirás si las pones”. En lugar de eso le dije: “No tienes ganas de poner las servilletas esta mañana, lo entiendo.. hmm”. Decidí entonces darle dos opciones: “Puedes poner las servilletas mientras lavo la fruta o podemos intercambiar puestos de trabajo por hoy”.

Él respondió: “No, no quiero hacer nada hoy”. Dije: “Todos tenemos un trabajo a la hora del desayuno, puedes elegir qué trabajo hacer o intercambiar conmigo y esa es mi oferta final!” (Lo dije con una sonrisa amable pero con un tono firme).  Él dijo: “Está bien, intercambiemos trabajos”

Mi hijo no estaba emocionado por intercambiar trabajos pero tampoco estaba enojado. Después de que terminó de lavar la fruta preguntó si podría cortarla y hacer una ensalada. Así que en lugar de discutir para que pusiera las servilletas, esto se convirtió en una interacción positiva.

¿Por qué funcionó?: Una vez que mi hijo se sintió incluido y capaz, la idea de hacer algo de trabajo antes del desayuno no fue tan abrumadora. Además, tuvo la oportunidad de elegir, de idear y ofrecer una solución. Sentir que se confiaba en él una tarea que normalmente era mía, lo hizo mucho más interesante.

#2 EL CASO DE LOS ZAPATOS PERDIDOS

Una mañana, todo mundo estaba listo para salir cuando vi a mi hijo de cuatro años sin los zapatos puestos. “¿Dónde están tus zapatos? Le pregunté, su respuesta fue: “No lo sé, no puedo encontrarlos por ningún lado”

“¿Estás bromeando verdad?, ¿cuántas veces….” No estaba gritando, pero no me gustaba la dirección que estaba tomando así que me detuve.

Tomé una respiración profunda y continué “Espera, vamos a empezar otra vez. ¿Dónde has buscado?” -“Uhmmm… debajo del sofá y en la zapatera, pero NO.. no había zapatos, tal vez el perro se los comió”. Lo dijo con una gran sonrisa. “Ok, vamos a buscar juntos, pero hagámoslo rápido para que no se haga tarde” le ofrecí.

Todos empezamos a buscar y entonces mi hija de dos años corrió hacia nosotros: “¡Los encontré, los encontré, mírame, encontré los zapatos!”. Los niños se dieron un gran abrazo. Antes de que pudiera decirle algo, mi hijo le dijo a su hermana: “Gracias Bella por encontrarlos” (realmente ese gesto derritió mi corazón) En el auto, le pregunté a mi hijo dónde pensaba que debía poner los zapatos al llegar a casa. A la mañana siguiente, los zapatos estaban en la zapatera, donde debían ir y no tuvimos problemas.

¿Por qué funcionó?. En vez de culpar o regañar sobre los zapatos perdidos, como originalmente quería hacerlo, me di cuenta de que en ese momento ofrecer ayuda a mi hijo de cuatro años era mucho más valioso que hacer sentir mal a todo el mundo por los zapatos perdidos, perder los ánimos o  el  tiempo. Además, al seguir con el tema en el auto, tuve la oportunidad de ofrecerle una corrección respetuosa sobre poner sus zapatos en el lugar que le corresponden.

#3 EL CASO DEL CASI COLAPSO EMOCIONAL

“¿Me compras esto Mamá?” Me dijo Bella un día en la caja del supermercado.

“Oh, se ven deliciosos, pero no cariño. Ya elegimos muchas otras cosas de la tienda, no voy a comprar esos”, “Oh…” Dijo ella con un hilo de voz y con unas lagrimitas a punto de brotar.

Intenté pensar desde su punto de vista… ¿quién puede resistirse a unos bombones de Hello Kitty?, son rosas, tienen la forma de Kitty, ¡se ven tan tentadores!. Pero no quiero comprarlos y NO voy a comprarlos. Tuve una duda interna de 10 segundos. Gracias tienda por ponerlos justo ahí donde mi hija de dos años puede verlos y babear por ellos. En serio creo que es cruel, dos años de caminar por la tienda, todo lo que ve son rodillas peludas y Bam!… dulces en la caja, no es de extrañarse que lo quiera, ¡se ven tan buenos!

Me arrodillé a su nivel y le dije “¿Desearías que te los comprara para que te los puedas comer todos?”, -“no, Mamá, me gusta el gato, no comer, abrazar al gato”… -“Oh, ok, entonces quieres abrazarlo y luego volverlo a su lugar?” le pregunté -“Sí mamá”…. Uhm. Un desastre potencial a la vista si decide no soltarlo.. uhmmm.. es el plan, ok, lo tengo.

-“Oye, ¿qué tal si abrazas al gato, luego lo ponemos en su lugar y le das al cajero la tarjeta de la  tienda?, fue un alivio que aceptara y entonces, seguimos nuestro plan.

¿Por qué funcionó? En lugar de exigirle a mi hija que alejara sus manos del dulce, tomó sólo un momento ver las cosas desde su perspectiva. Además, darle a mi hija una tarea específica por hacer para después de abrazar al gato hizo mucho más fácil la transición de alejarse de las garras de la dulce gatita.

A veces puede parecer que la ruta de la crianza respetuosa o positiva implica más tiempo o que requiere demasiada paciencia, siendo una mamá ocupada con tres hijos te puedo prometer que no tengo un montón de tiempo ni paciencia infinita… lo que más me motiva es que cuanto más practicamos la crianza positiva, más fácil se vuelve, surgen menos conflictos y sé que mis niños están aprendiendo habilidades muy valiosas como aprender a escuchar, cooperación, resolución de problemas y la autorregulación.

P-O-S-I-T-I-V-E-P-A-R-E-N-T-I-N-G


Traducido del artículo Positive Parenting in Practice: 3 examples escrito por Ariadne Brill de Positive Parenting Connection